Tengo 50 años, me acabo de divorciar y me siento sin fuerzas, y triste, ¿el coaching me podría ayudar?

Comprendemos que estás en un momento donde se está produciendo un cambio muy significativo en tu vida y que te afectará a prácticamente todos los aspectos de ella.
Victor Frank dice que “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”. Y en tu caso concreto de una situación de separación, el coaching te ayuda a cambiar la forma de ver, afrontar y crecer.

El coaching, al ser un entrenamiento o proceso que parte del potencial de la persona y que le ayuda y apoya para conseguir un objetivo o meta, aporta una gran utilidad en muchos aspectos:

  • Por un lado, te acompaña en el momento actual, así como en las diferentes etapas que se afrontan tras un hecho de esta naturaleza; desde la negación de la situación, hasta llegar a la asimilación de la misma.
  • Por otro lado te aportaría las herramientas que mejor se adecuen a ti, facilitando avances a nivel global de la persona; cognitivo, emocional y conductual. Porque el crecimiento se da cuando los cambios se producen de manera global.
  • A partir de aquí, podrás tomar conciencia de quién quieres ser, trazar un plan de acción y alcanzar tus objetivos: persona con fuerza, feliz, con autoestima alta y orgullosa de ser como es.

Divorcio
En definitiva, se producirá un cambio de actitud para que la situación actual de amenaza, pase a ser un reto personal y una oportunidad de mejora en todos los aspectos de tu vida.
 
Lola Izquierdo
Coach de Elea

¿Te gusta éste artículo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Otros artículos de nuestro blog