Celos entre hermanos

Tenemos 2 hijas de 12 y 9 años, constantemente están pegándose y comparándose la una con la otra. La envidia que se tienen es mutua, aunque nosotros las tratamos por igual.
Los conflictos entre hermanos son algo normal, pero ha que pensar que la rivalidad entre ellos es una oportunidad para que aprendan a relacionarse entre iguales. Los padres debéis observar su relación y dejar que ellos aprendan a solucionar solos sus diferencias. Es importante no entrar en las llamadas de atención de uno porque, probablemente, no seréis objetivos y provocaréis la reacción de rivalidad del otro.
Debéis establecer, de forma más o menos consensuada con ellos, las reglas imprescindibles para una relación armónica y las consecuencias que traerá consigo su incumplimiento. Estas reglas, suficientemente claras y explicitas, deben estar basadas en el respeto y en los valores en los que queráis educarles. Podéis escribirlas en un cartel y deben estar formuladas en positivo ya que pretendemos conducir su conducta no reprimirla. Por ejemplo: “Pediré permiso a mi hermano cuando quiera coger una cosa suya, sino…”. Cuando surja el conflicto recurriremos al cartel y aplicaremos la consecuencia, sin regañina, pero con firmeza y coherencia.
Ser justo no es tratar a ambos por igual. El mayor debe tener privilegios y deberes de mayor y el pequeño, los de pequeño, no hay que entrar en discusión con ellos. También se pueden rotar las tareas repartidas para evitar conflictos. Podemos enseñarles de forma individual cómo actuar ante un problema habitual con el otro, el entrenamiento le ayudará a ser cómplices contigo en la resolución de su problema.
Un libro interesante puede ser “Portarse bien” de Stephen Garber.
Educar, como dices, es una tarea difícil pero bien encauzada es la más maravillosa que realizamos.
 
Carmen Castelló.
Pedagoga y Orientadora
Directora de ELEA
Publicado en la revista Zitus (Abril 2010).

¿Te gusta éste artículo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Otros artículos de nuestro blog

Escríbenos o llámanos